jueves, 5 de abril de 2012

Las 4 nuevas tendencias de los Chief Marketing Officer (CMO)

Si echamos la vista atrás y comparamos a un director de marketing a la usanza y a uno de los tiempos actuales con internet, la globalización, la crisis, la irrupción de las redes sociales, el neuromarketing..., poco tienen que ver. Ahora se les pide que sean generadores de crecimiento y estrategia corporativos. Se les demanda que no solo ocupen su asiento en la sala directivos, sino que alcen su voz con datos, documentación, toma de riesgos, etc. ¡En definitiva, ser director de marketing hoy en día no es tarea fácil!

CMG Partners ha elaborado un estudio sobre el nuevo papel del CMO en la empresa, que describe a través de cuatro tendencias:

1. Fortalecimiento de las relaciones CMO-CEO. Los CMO están fortaleciendo su credibilidad ante los directivos de las compañías, especialmente frente al CEO, gracias a los datos, al aprendizaje, a la documentación y a resaltar los riesgos. Además, están creando relaciones con otros directivos y alianzas dentro de la compañía basadas en su capacidad de demostrar el impacto de las acciones de marketing dentro de ella.

2. Marketing social. Las redes sociales también están alterando las bases de las relaciones humanas con las empresas. El problema es que pocos CMO son usuarios nativos de social media. ¿La solución? Los responsables de marketing están salvando estos retos con intercambios generacionales: crean equipos internos con empleados más jóvenes y expertos en el mundo digital.

3. Marketing Millennials. Los empleados de marketing de la “generación millennial” son una base crítica porque entienden, de forma inherente, las redes sociales, pero pocas veces se les hace caso porque son incapaces de presentar sus ideas de forma lógica y bonita. Si se dedica el tiempo necesario a desarrollar el pensamiento de estos jóvenes, se puede descubrir un conocimiento crucial para el marketing y las organizaciones.

4. Demanda de creación. Los CMO con éxito se han dado cuenta de la capacidad que tienen de posicionarse a sí mismos como los poseedores de la innovación; pueden crear la percepción entre los consumidores de que una marca les da lo que quieren o necesitan incluso antes de que lo sepan. Se trata de una herramienta extremadamente poderosa y clave para desarrollar su influencia dentro de la compañía.

Fuente: Mar Heras Pérez. MK Marketing+Ventas, N.º 278, Abr. 2012

Ningun Comentario