martes, 3 de agosto de 2010

Esas señas de identidad den la sierra de Madrid...

Estoy pasando unos días de relax en la sierra de Madrid. A unos 70 km yendo por la carretera de Burgos. Es un lugar precioso lleno de naturaleza y tranquilidad.

Ayer, mi sobrina y yo nos dispusimos hacer una pequeña ruta de 5 km, a las 8 de la noche, para visitar una ermita. Ya en camino, disfrutamos de la pequeña brisa, de las altas montañas, del frescor del verde, de una pequeña presa en mitad del camino y hasta, de un huerto que apareció por arte de magia, con tomates, melones y pimientos. ¡Todo un placer para la vista!

Pero, de repente, el paisaje chirrió. Tres banderas ondeaban y anunciaban la entrada a nuestra meta, la ermita. ¡Yo no me lo podía creer! Le comenté a mi sobrina, pero, estas banderas para quéééé. Me respondió, porque, al parecer, en este pueblo les regalan las banderas y no saben qué hacer con ellas. Me quedé espantada...

Lo malo es que la cosa se incrementó. Detrás de las banderas vino lo peor, una ristras de "merenderos" perfilaban la entrada de la ermita. Mis ojos no daban crédito ante tal despropósito. Entonces le volví a preguntar, merenderos para quéééé. Y me volvió a contestar. Porque cuando se celebra la fiesta del pueblo, la gente viene a la ermita y luego comen y meriendan aquí...

En fin, a lo mejor es que soy muy de ciudad y no comprendo ciertas cosas. Pero creo que las señas de identidad, mejor que no se den en la naturaleza, porque a veces, del espanto, te llegan a cegar los ojos. Tampoco alcanzo a comprender qué tendrá que ver el ruido del masticar, el merendar o comer, con el silencio y paz de una ermita...
.

1 Comentario:

Aída Holguín dijo...

En primer lugar te envío un cordial saludo desde Chihuahua, Chih. México.
He estado visitando los blogs que participan en la categoría "Actualidad" de los "Premios 20 blogs". Deseo mucha suerte y muchos votos para tu blog y aprovecho para invitarte a visitar mi blog que fue creado con la intención de publicar mis artículos de opinión que muchas veces son censurados por el gobierno.
Tristemente Chihuahua se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos del mundo por la ola de violencia generada por el crimen organizado; el periodismo se ha convertido en uno de los oficios más peligrosos; pero mi lema es: prefiero morir hablando, que callada.
Te invito a que conozcas mi blog y si es de tu agrado me des tu voto. http://lablogoteca.20minutos.es/laecita-blog-mi-derecho-a-la-libre-expresion-18859/